Hace justo cuatro años nos dijeron que nos mandaban a vivir a un recóndito rincón de Nevada. Mi preocupación entonces era si en los tres años que duraría mi exilio sería capaz de integrarme. Sin vacilar empecé a trabajar en ello (sin acento tejano). Empecé a ponerme las series y películas en inglés (“qué coñazo” -pensé al principio) e incluso llegué a quitar los subtítulos, me forcé a entenderlos y, aunque tuve más fracasos que aciertos, no desistí. Me apunté también a un intensivo de conversación para demostrarme a mí misma que estaba haciendo “algo” de provecho para mi futura nueva vida. A decir verdad, no es que pusiera demasiado empeño. Tampoco hice mucho más. Con un aprobado raspado en inglés, me puse a chafardear. ¡Bendito internet! Una foto me bastó para aclimatarme a lo que sería mi nuevo hogar. Enseguida entendí que debía despedirme, no sin pena, de mis tacones (a los que ahora apenas extraño), de los vestiditos de salir y de aquella ropa que no “pegaba” en Tonopah. Mi raciocinio me obligó a decantarme por la ropa cómoda, más difícil me resultó encontrar calzado adecuado. Yo creo que por aquel entonces pensaba que me iba de expedición o algo. Lo descubrí el día que llegó el container con las cosas que mandamos de Madrid. No recuerdo las veces que hice y deshice las maletas. “Esto creo que al final me lo voy a llevar por si acaso” (aunque haga años que no me lo pongo), “sin embargo, esto otro mejor lo dejo”. Y así más de tres meses sumida en una indecisión vital en aquel momento para mí. Si había una prenda que no movía de la maleta eran las universales camisas de cuadros. Tan monas ellas, tan llevables. “Con el gorro de cowboy o de minero combinan a la perfección” -pensé. Por aquel entonces, tampoco tenía tantas. Al dar cuenta de ello empecé a comprar camisas de cuadros a granel. Todo pensando en mi integración, claro. Y cuando me di cuenta se me había ido de las manos. Ahora me doy cuenta de que no era la ropa, ni siquiera mis conocimientos de inglés lo que me haría encajar sino las mismas ganas de encajar. Y así fue. Creo que esto  sí lo conseguí.

IMG_1101 Lavadoras y camarero MizpahLas IMG_7952IMG_0638

Anuncios