Cuando esta mañana leía en Twitter que cinco leones se habían escapado de Parque nacional Kruger (KNP) pensé: “Ya estamos otra vez con el bulo de los depredadores que se fugan. Alguien se ha levantado gracioso”. Curiosamente, ni un aviso en los  chats alarmistas, ni en Facebook. Será que queda muy lejos. Sin embargo, no parece ser una broma esta vez (si es que la otra lo fue). La policía de Mpumalanga ha confirmado la noticia.

Para mi tranquilidad no creo que decidan hacernos una visita a los vecinos de Sandton, no veo qué les podría interesar de la ciudad. Las últimas noticias les sitúan cerca de la frontera con Swazilandia, al sur del parque. Fueron unos conductores los que alertaron a las autoridades tras avistar a la manada cerca de una autopista (N4) la noche del lunes. La niebla parece estar aliada con los felinos y ha dificultado en gran medida la búsqueda a primera hora de la mañana. A dicha búsqueda se han unido los guardabosques del KNP imagino que para cerciorarse de que no les pegan un tiro a las primeras de cambio. Que no es que sea la intención de las autoridades locales, a no ser, claro está, que sea extrictamente necesario (o sea que presente una “amenaza  real” para los vecinos). Al menos así reza el comunicado oficial. Hace apenas una hora, las autoridades anunciaban que 1 de los 5 leones ha sido capturado. Y, al rato, confirmaban que ya son 4 los leones apresados. Por ahora no hay más detalles del estado de las fieras. Solo recordar dos datos: que estos depredadores pueden llegar a pesar 250 kg  (el parque no puede confirmar el tamaño de los fugitivos) y que calculan que unos 2.000 ejemplares habitan en el Kruger.

En un intento por sacarle hierro al asunto, los ingeniosos de siempre compartían sus memes en la red social del pájaro azul.

 

 

Anuncios