Archivos para las entradas con etiqueta: Sudáfrica

Hay héroes y SUPERHÉROES. Los que me encontré ayer por las calles de Parkmore eran bravos, nobles y tiernos como el algodón de azúcar. También había hadas y duendes. Alguna “brujilla”, mucho esqueleto y algún que otro zombie. Incluso un monje tibetano repitiendo helados de fresa. Sí, mamá, aquí también se celebra Halloween. Con sus calabazas, las arañas y sus telas y el famoso “Truco o trato”.  No llaman al timbre de las casas en busca de caramelos, lo cual puede resultar muy conveniente para no molestar a los vecinos que reniegan de esta fiesta yankee. En lugar de eso, ponen pequeñas “paraditas” a pie de calle y ofrecen, con amplias sonrisas, golosinas a los más pequeños y a sus fieles acompañantes. Un Halloween diferente en un país que no esperaba que lo celebrase. Otro año sin panellets. Papá, prepara el Suchard.

Anuncios

Quizá os suene un video que se hizo viral el año pasado por estas fechas en el que dos granjeros metían a un hombre en un ataúd y lo amenazaban con prenderle fuego. Pues bien, hoy se ha conocido la pena para estos dos sudafricanos: más de 10 años de prisión para cada uno de ellos.

La sentencia: 

Willem Oosthuizen, de 29 años, ha sido sentenciado a un total de 16 años, de los cuales cumplirá 11 en prisión. Por su parte, Theo Jackson, de 30 años, fue sentenciado a 19 años y se prevé que cumpla 14 de estos. Su pena es mayor debido a que éste quemó el ataúd y, por tanto, destruyó una prueba. 

Al dictar sentencia, la jueza Segopotje Mphahlele describió los crímenes como “atroces, repugnantes y deshumanizantes“. Según ésta los acusados “no tienen respeto por la ley y, por eso, se la tomaron por su mano”.

El 25 de agosto, el Tribunal de Magistrados de Middelburg dictaminó que Oosthuizen y  Jackson eran culpables de intento de asesinato, intimidación, secuestro y agresión con la intención de causar daños corporales graves. Los jóvenes fueron arrestados después de que el video sobre el incidente, grabado por ellos mismos, se hiciera viral el año pasado, provocando indignación en las redes sociales. En él aparecía Victor Mloshwa llorando y suplicando por su vida.

Durante su testimonio en la vista de agosto, Jackson dijo que nunca consideró que lo que le hicieron a Mlotshwa fuera incorrecto. La víctima espera que la sentencia que siente un precedente en los casos de racismo.

Plan dulce de sábado. Con madrugón pero sin prisas, salimos dirección norte, callejeamos más de la cuenta para no perder la costumbre (un día tendremos un susto cortesía de Google Maps). Creo que vamos tarde, es posible que ya no queden fresas. Aquí la gente salta de la cama en cuanto amanece. Y eso sucede sobre las 6:30. Por eso, sitios como éste, la Granja de fresas de Tangaroa, abren a las 7:30.  Y, lo peor, es que ya hay “domingueros” haciendo cola para entrar. No es nuestro caso: nos podemos quedar sin fresas pero llegar a los sitios antes de que abran no va con nosotros. Y hacerlo antes de las 10 de la mañana me parece hasta de mal gusto. Especialmente el fin de semana.

Este es mi resumen, en fotos, de una jornada en el campo.

A veces la justicia tarda en llegar. Demasiado. Si no que se lo digan a la familia del activista anti-apartheid Ahmed Timol. El Tribunal del Norte de Gauteng (Sudáfrica) ha dictaminado que el joven, de 29 años, no se suicidó precipitándose al vacío desde el décimo piso de la comisaría de John Forster si no que  fue empujado.

Timol fue un activista que luchó contra el gobierno de las minorías blancas en los años 60-70. Y por ello fue detenido en Johannesburgo en 1972; cinco días después de su detención murió tras “caer” por una ventda de la comisaría. Los oficiales que trabajaban ese día aseguraron que el joven se había quitado la vida, un veredicto respaldado por una investigación llevada a cabo entonces.

La familia del fallecido nunca aceptó este veredicto y logró que se reabriera el caso en junio, 45 años después de la muerte del activista. Según esta última investigación, Timol habría sido una víctima más de la brutalidad del apartheid.

Recientemente, activistas de los derechos humanos en Sudáfrica denunciaron que, entre 1963 y 1990, 73 personas habían muerto mientras se encontraban bajo custodia policial. Ningún agente fue responsabilizado por dichas muertes que fueron archivadas como accidentes o suicidios.

Una historia de tantas.

Tengo vuestro nostálgico otoño. Razón: aquí.

¡Devolvedme la primavera! Que ni siquiera la hemos olido. Finiquitada la época seca, llega la estación de las flores que viene, como no, cargadita de diluvios, de fríos días grises. El verde se impone en sus calles y  los árboles lucen espléndidos, como pintados por el mejor artista. Días cambiantes, inciertos. Amanece soleado y, tímido, se esconde para ceder protagonimo a los nubarrones que descargan sin piedad. La tormenta está lejos de terminar pero, en algún momento, volverá a brillar el sol.

.

Soy muy de mar, pese a haber vivido los últimos 12 años lejos de él (Madrid, 7 Tonopah, 4 y Johannesburgo, 1). Es tener el agua cerca y todo me parece más bonito; seguramente sea cosa mía.

Al pisar Cape Town por primera vez tuve la misma sensación que cuando aterricé en Oahu: “¿Por qué tengo que vivir en Nevada, pudiendo estar (y trabajar legalmente) en Hawaii? Al trasladarle esto mismo a mis entonces vecinos tonopeños me miraron con cara de “está chalada”. Y es que a los yankees en general no parece gustarles la idea de estar limitados por nada y el mar no es una excepción. Son más terrestres que marinos (al menos esa sensación me llevé), más de carretera y manta. De coger la RV y recorrerse su infinito país.

Llevaba una semana anunciando a bombo y platillo que, si todo iba bien, el jueves conocería, al fin, Cape Town tras casi un año viviendo “aquí mismo”. Mis conocidos, vecinos y amigos ya me avisaron: “No vas a querer volver”. No se equivocaban. No es solo por el mar. Qué lugar más mágico, histórico, versátil. Si no fuera por el viento.

Aquí 15 rinconcitos de esta mítica ciudad a la que espero volver pronto.

El viento y las nubes se han colado en todas y cada una de estas 13 fotos, robándole todo el protagonismo a los diminutos pingüinos. Sin bajar del coche desde Ciudad del Cabo al Cabo de Buena Esperanza, pasando por Boulders Beach y Simon’s Town: muy colonial, con un aire al Malecón – con permiso de la Havana-.  Y de vuelta a la ciudad, caótico tráfico y un buen majar -con algo de arena- como broche final. Sin noticias de la lluvia, por ahora.